Al veterinario

060309 // Fuimos al veterinario para que vacunaran, revisaran y le cortaran las uñas a Hester. Hester se enojó mucho cuando tuvimos que meterla en la transportadora pero llegamos sanos y salvos a destino.
Resultados:
– Un veterinario arañado.
– Un novio con un dedo lastimado y sangrando por un manotazo de la gata.
– Una dueña (yo) llena de pelos tratado de agarrarla para que no se escape.
– Una Hester enojada, pero felizmente sana. Y sin manicuría hecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: